TRIPTICO2trasimagen 3 COLM4

 

 

Como señala C. Moreno et al. (2009) La pérdida del embrión en el momento que una mujer sabe que hay vida en su interior, se vive con la misma intensidad que la que se produce cuando el niño ya ha nacido. “Esas primeras células a las que los médicos pueden ir denominando de distintas maneras, a las que la ley puede o no conceder “personalidad jurídica” para ella siempre son, desde esos primeros momentos, “su hijo”

Share The Story

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *